Boletines XII Jornadas Anuales ERINDA 2013

ERINDA_Jornadas_2013Boletín 2

Hoy cada niño tiene la responsabilidad de encontrar su camino en una epoca en donde está ante nuevos desordenes de «lo real en el siglo XXI».

Nos toca a los psicoanalistas dar cuenta de como podemos acompañarlo.

¿Qué descubre un niño sobre su propia experiencia de cuerpo? ¿Cómo la curiosidad sexual puede sostener una búsqueda de saber en el Otro? ¿Cómo influye en el niño de hoy, el hecho de que antes de hablado, un niño hoy sea mirado, mirado por las ecografias y las diversas técnicas que permiten tener una imagen de él antes de su nacimiento? El analista acompaña al sujeto en sus descubrimientos y elucubraciones que lo ubican entre el saber y la tecnociencia. Las Jornadas del ERINDA tomaran estos temas para desplegarlos desde diferentes ángulos.

Marcela Errecondo


Boletín 3

Estas jornadas de Erinda nos invitan a interrogarnos por el orden simbólico en el siglo XXI, ¿qué valor adquiere hoy el discurso del psicoanálisis en el contexto de este nuevo orden dominado por la tecnociencia y la exigencia de consumo para el sujeto? ¿Como hacer lugar a lo singular del niño en una época que sella el cuerpo del niño con un lenguaje biológico? .Esta posición de la ciencia se reconoce en que hoy nos llegan a la consulta casos de niños ya identificados a un trastorno genético o neurológico de ahí que tengamos que indagar ¿cuál es la postura ética del analista en el siglo XXI? Sabemos que el psicoanálisis de orientación lacaniana esta lejos de los universales accionados por la ciencia posmoderna .Por ello en esta jornadas habrá oportunidad de conversar casos clínicos y ver los modos de alojar lo propio en cada caso y es en este sentido que consideraremos que la apuesta del analista no está en relación a lo que la medicina genética o neurológica plantea con su determinismo sino que mas bien digo que la posición del analista en la clínica con niños va a demarcar un campo de espera, de invención ,y sorpresa para dejar advenir al sujeto en su producción subjetiva llevando así el sello de lo inédito y ,el detalle de lo singular.

Verónica Lagamma


Boletín 4

“Una niña decide correr los riesgos de morir al salir al mundo. Ella vive en una casa hecha de pantallas de TV como todos los niños de este mundo que ha quedado totalmente contaminado. Todo el mundo vive encerrado y no puede salir porque la naturaleza animal ha quedado infectada por el hombre. Esta niña pasa por varias pruebas junto a un amiguito, aunque finalmente logran sobrevivir.
La moraleja es que no hay que destruir la naturaleza.”

Fábula de la autoría de Eugenia, de 11 años.*

Esta fábula interpreta la encrucijada en que se encuentra la niñez del siglo XXI, a la vez que alude al título de nuestras próximas Jornadas en el ERINDA.

Por un lado, el niño aprende desde muy temprana edad el saber tecnológico, haciendo uso de la cibernética con destreza.
Por el otro costado, respecto a los objetos de la tecnociencia, tenemos la paradoja de que en tanto el principal competidor del niño no es un otro de carne y hueso sino el programa computado, el sujeto queda entrampado en una competencia anónima y repetitiva sin fin.

“Si sigo jugando voy logrando más niveles”…Así me respondía un niño de 5 años de edad a mi pregunta acerca de cuál era la historia del jueguito que lo mantenía ocupado, casi fascinado.

El psicoanálisis de orientación lacaniana, al localizar al sujeto supuesto saber en los niños, va a contracorriente de la ficción hipermoderna sobre la niñez y la juventud globalizada, robotizada y anónima.

Una vez más, nuestras Jornadas serán la ocasión de realzar el saber y el no querer saber que cada niño pone en juego en su experiencia analítica.

*Giraldi Graciela: El psicoanálisis contraría el autismo contemporáneo, página 21, del libro de Edit Beatriz Tendlarz: Una clínica posible del autismo infantil. Editorial Grama.

Graciela Giraldi


Boletín 5 “El educador y su deseo”

Cuando hablamos del educador y su deseo nos preguntamos:¿De qué deseo se trata?

El acto educativo no puede reducirse al traspaso de información o de valores, en él está la transmisión de un deseo. Esto supone un deseo previo en el educador, condición necesaria para que el proceso se ponga en marcha.

El ideal educativo en la sociedad remite al sacrificio y a la abnegación del educador. Pero la enseñanza del psicoanálisis nos dice que la renuncia a la satisfacción es insalubre para el individuo y para quienes lo rodean, ante esto hay una posición ética que implica extraer algún provecho de la experiencia, una sana obtención de satisfacción con lo que se hace. Entonces, el acto educativo implica por un lado el educador, que a partir de un deseo previo instrumentaliza un saber- más allá de los contenidos-para causar el deseo de aprender en los alumnos y por otro el sujeto de la educación que pude consentir o no la propuesta de la educación. Aceptar o rechazar esta propuesta nos muestra la responsabilidad de cada sujeto frente al aprendizaje.

Elisa Frigerio


Comentario de “Otras voces” a partir del tema “El niño y el saber”

Este comentario surge como cuestión preparatoria para las próximas jornadas de ERINDA

El saber tiene que ver con el inconciente como elucubración donde se pone en juego la relación entre un S1 y un S2.

El sujeto se manifiesta en esa relación donde un significante representa al sujeto frente a otro significante.

El inconciente cifra goce y va tramando con los azahares un destino para cada sujeto.

En el caso del autismo nos encontramos con desabonados del inconciente donde “parece” que no saben, no elucubran, no quieren saber.

Esto resulta llamativo y enigmático para los que rodean al niño e inmediatamente surge como respuesta la idea de que hay que enseñarles, educarlos.

En este enseñarles o educarlos, se trata de que aprendan el saber del Otro.

Que empiecen a darle un sentido “comun” a su mundo.

La herramienta utilizada es el Discurso Amo que opera con una ideología: control, vigilancia, evaluación.

Como aparece en el film “atormentados por los protocolos que llevan horas”…

Se persigue la docilidad del niño para con el Otro pero esto va al fracaso ya que es poner el dedo en la llaga.

Tal como lo dice en el documental Ravanel.:”se trata de una posición del ser…es una decisión…no es una carencia”

Si el problema esta en la relación con el saber del Otro Di Chiachia inventa como solución la clínica “entre varios” para evitar la concentración de dicho saber.

El saber del niño siempre es auténtico (ya sea en la neurosis, en la psicosis o en el autismo).

Mas allá del sentido, del inconciente como saber, esta lo que cada niño trae, que como a veces es solo un pequeño detalle, conduce a pensar que no hay nada: No dice nada, no entiende nada, no escucha nada, no hace nada.

De lo que se trata es de poder empezar a leer “eso que el niño trae / ¿sabe?” aunque a veces pueda llevar tiempo.

Tarea que no siempre resulta fácil para un analista y que como nos dice Vilma Cocoz fue cuestión de que lo pudiera resolver (análisis, supervisión).

El saber del analista ante cada caso debe ser suspendido según Freud y para los autistas es evidente que esto tiene que ser soportado por el analista que conduce una cura.

Lo interesante es que se dará lugar a otro paso que es el estar a la altura de lo que el niño trae, es decir ¡su saber?

Como lo dice Enric Berenguer: “la normalidad no existe… sí tiene una comunicación con el Otro…el Otro tiene que estar a la altura”

El dispositivo es el de la escucha y la lectura de lo que el niño trae. Un alojamiento que cree las condiciones para el nacimiento del Otro.

Hay un dejarse enseñar por el saber del niño, algo que va mas allá del sentido, no es la educación.

Hay que estar disponibles para que algo singular aparezca por mínimo que sea.

Dos inventores pueden jugar la partida: el analista que como herramienta recurre a la invención en cada caso y el autista que en su progreso podrá valerse de algún invento y lograr su propio anudamiento.

Para concluir podemos decir que: hay un ser de goce, una posición del ser, que va a ser mortificado para devenir sujeto del significante.

Pero entonces puede haber un saber sin sujeto, en el sentido del ser de goce, del S1 solo, sin el Otro.

Se trataría entonces de pensar al inconciente en su absoluto de significante, antes de que ningún ser humano le restituya una significación.

Un inconciente real.

En esto los autistas nos enseñan.

María del Carmen Arias


 

Boletín 6

¡Llegamos a nuestros 20 años!..

Nos gustaría poder compartirlo con todos los que estuvieron ligados en algún momento con su trabajo, investigación y participación.

Con los que desde hace poco participan de nuestras actividades.

Con aquellos que se acerquen por primera vez a nuestras Jornadas.

Es una buena ocasión para poner a prueba y dejarnos enseñar por el psicoanálisis con niños y púberes como lo hemos venido haciendo durante todos estos años.