Jornadas Anuales DE LA EOL SECCIÓN ROSARIO NO TODO 1Y2 DE OCTUBRE

No- todo. ( II )

El no-todo es un operador que Lacan define a partir de su práctica de la cual desprende su enseñanza. Es solidario de una afirmación formalizada como negación: No hay relación sexual. El axioma propone que no hay dos, de lo cual se desprende que partir del Uno para llegar al dos es un artificio del lenguaje.

Rastreamos los orígenes de este no-todo en Freud en la cualidad de parcial con la que conceptualizó la pulsión. Dicha cualidad supo dar sus espejismos de totalidad: las pulsiones encuentran sus objetos de satisfacción, pero con ellos no se alcanza el anhelado dos del objeto genital, universal.

En La fuga de sentido, J-A Miller afirma: “la pulsión es palabra”i y ubica la relación imposible entre la pulsión y su objeto, así como la relación que no hay entre la palabra y su referente, entre el significante y el significado, entre el objeto, la pulsión y la Cosa.

El objeto a lacaniano no se inscribe en esa genealogía post-freudiana de los objetos parciales, sino en la pulsión que es no-toda.

Este no-todo permite al psicoanálisis entrar en los debates actuales, sosteniendo la inexistencia de la diferencia sexual en el inconsciente. No hay representación en el inconsciente de la diferencia sexual como tampoco la hay de la muerte.

J. Lacan afirma que “El Otro falta” en el momento de disolución de la Escuela. Fue el 15 de enero de 1980.

La negación de su existencia, “el Otro no existe”, tal vez provenga de ese momento. J-A Miller lo pone a la cuenta de la época.

Esto implica localizar un cambio de estatus y de situación: se trata del pasaje de la lógica del TODO y la excepción (al menos uno que no), lógica fálica y de la norma macho, a la época del no-todo.

Este pasaje de una lógica a otra, es correlativa de las caídas de las identificaciones tradicionales, apareciendo en contrapartida, un empuje al goce. Encontramos hoy que los síntomas se presentan sin su cara de sentido, síntomas que no hablan; nos introducimos en una clínica “fuera de sentido”.

J- A Miller, en “El Uno solo”ii indica que la época actual está marcada por una “aspiración a la femineidad”. Nos interrogaremos acerca de ello.

¿Qué modificaciones en la práctica del psicoanálisis, que es una práctica de palabra, se verifican a partir de este operador singular, el no-todo?

¿Qué variaciones introduce la negación respecto de los campos de goce en el Uno y el Otro?

i Miller, J-A. (2012). La fuga del sentido. p.185. Buenos Aires: Argentina: Grama.

ii Miller, J-A. (2011). El Uno solo. Inédito.

Lectura de extracciones: