ACTIVIDADES A NOMBRE PROPIO

Enseñanzas

«Quienquiera que enseñe lo hace a riesgo propio; la Escuela no lo autoriza ni lo disuade. Los miembros y adherentes informan al Directorio de las enseñanzas aseguradas; el Directorio puede facilitar su realización. Se da cuenta de las enseñanzas al Congreso, en los informes científicos.» (Estatutos. Artículo 8).

Actividades 2021

Esto no es un curso. ¿Qué es entonces? No lo sabemos. Pero tampoco intentamos definirlo, nos interesa el efecto que en el après coup podamos encontrar. Sabemos que tiene su lógica y un recorrido propuesto, pero no es un curso. Se piensa como un espacio de conversación con los textos y la clínica. Una conversación orientada, claro! Pero no por eso fija o dogmática.

«Si hay orientación lacaniana, es porque no hay ningún dogma lacaniano (…) Hay solamente una conversación continuada con los textos fundadores del acontecimiento Freud, un Midraj perpetuo que confronta incesantemente la experiencia con la trama significante que la estructura»1.

Temas que nos interrogan y orientarán los encuentros:

Inicios de la práctica

Diferencias entre psicoanálisis puro y aplicado

Orientación lacaniana

Entrevistas preliminares y entrada en análisis

Virtualidad y presencialidad.

Responsable: Silvana Facciuto

Colaboradores: Florencia Bojanich y Ariel Torres.

Frecuencia: mensual. 4to viernes 19.30 hs.

Inicio: 23 de Abril

1 1J.A.Miller https://www.wapol.org/es/orientacion/Template.asp?Archivo=presentacion.html

                                                                                                                           

Argumento curso

El amor en psicoanálisis

En el seminario 20, Lacan comenta: “lo único que hacemos en el discurso analítico es hablar de amor”.

Freud descubre, en sus primeros trabajos, el amor de transferencia en el vínculo que establece con sus pacientes. Se instala una nueva enfermedad en el siglo XX: la neurosis de transferencia.

Desde Freud a Lacan el amor va tomando la significación de un “campo de batalla”, de discordia entre los sexos, determinado por el objeto perdido e irrecuperable y el vacío de la no relación sexual.

Será necesario un recorrido desde la privación en la relación con el objeto, hasta que en el encuentro con el Otro, se pueda dar eso que no se tiene a ese Otro que tampoco lo es. Señuelo y engaño. Un amor que contemple la falta de completar al Otro como imposibilidad.

Habrá entonces que tejer la relación del amor con el deseo y el goce a partir del circuito pulsional.

El amor en la neurosis es el amor articulado al fantasma, cada uno hace el amor desde su fantasma.

En el seminario 7, Lacan introducirá la modalidad del amor cortés, aquel que excluye el goce sexual. Años después, Lacan se vuelve a interesar en el amor cortés porque el goce está separado de la relación sexual.

Freud llamaba a las psicosis “neurosis narcisistas”, porque en ellas el amor es experimentado en el propio cuerpo, en su imagen y su yo de manera erotómana. El sujeto termina amando solo a su delirio. En cambio para Lacan, el amor en la psicosis es un amor muerto.

La cara estragante del amor tiene su incidencia en la clínica de la relación madre-hija y lo que puede llegar a significar un hombre para una mujer.

En esta época post-paterna el amor ha tomado la consistencia que Zygmunt Bauman ha definido como líquida. La apuesta del psicoanálisis es inventar un amor más digno, aquel que tenga en cuenta lo real como imposible.

Los invitamos a compartir este recorrido, a lo largo de cuatro clases. Pondremos en conversación, textos fundamentales, con aportes clínicos, de la literatura, del cine y testimonios del pase.

La participación de los asistentes, tomando la palabra, enriquecerá el intercambio.

Rolando Gianzone – Virginia Thedy